Bariloche empezó a cobrarle a turistas una tasa cuya recaudación será destinada a mejorar la infraestructura.

TurNoticias

Bariloche estrenó este verano el cobro de una tasa a los turistas. La ciudad comenzó a percibir este mes los fondos recaudados del nuevo impuesto, que se retiene a los visitantes que se hospedan en hoteles, hostels, campings, cabañas y residencias alquiladas habilitadas.

La llamada “eco tasa” entró en vigencia a partir del 1 de enero y los recursos serán destinados a un fondo que tiene el objetivo de mejorar la infraestructura turística.

Los montos del tributo varían según las categorías de los establecimientos hoteleros. Por ejemplo, quienes pasen la noche en campings y departamentos pagarán un adicional de $5 por noche, mientras que abonarán $60 extra aquellos que se alojen en hoteles cinco estrellas.

“Es una tasa que deben abonar todos los visitantes que pernocten en hoteles habilitados, excepto los menores de 12 años y las personas con discapacidad que no pagan. Calculamos el valor de esta tasa en relación a las tarifas de hoteles para que no sea significativo. De modo que una persona que se aloje en un hotel por 1.300 pesos la noche, paga 30 pesos”, precisó en medios locales el secretario de Turismo de Bariloche, Marcos Barberis.

La tasa también establece exenciones totales o parciales para los residentes, los menores de 14 años, y los que viajen a competencias deportivas. Estarán alcanzados por el beneficio aquellos pasajeros que registren una segunda estadía dentro de un lapso de treinta días.

La aplicación de tasas especiales al turismo es un instrumento habitual en el resto del mundo. Existen tributos similares en ciudades como Barcelona, París y Roma. En la Argentina, los casos más cercanos son los de Salta y de Puerto Iguazú, aunque en este último centro urbano hubo polémica en torno a su implementación, ya que la oposición la cuestionó por lesionar el “libre derecho a circulación” garantizado en la Constitución Nacional.

Según informaron desde el municipio de Bariloche, los turistas pagan la tasa una vez sola, al realizarse el check out en su hotel. Una vez por mes, el establecimiento deberá presentar una declaración jurada de la cantidad de pasajeros que registró y el monto cobrado.

Barberis apreció que la proyección ajustada les permite anticipar un ingreso anual por tasa al turista que variará “entre los 40 y los 45 millones de pesos”.

Si bien los hoteleros nunca avalaron del todo la iniciativa, este mes comenzaron a cumplir con su rol de “agentes de retención”. Lo que sí advirtieron a las autoridades es su interés en participar sobre el destino del dinero. Una de las prioridades es el embellecimiento de la Costanera. El Municipio había aclarado que la recaudación tenía como fin el incentivo de la actividad turística.

 

(Infobae)

Deja un comentario