u$s 1.203 millones es el impacto de los fines de semana largos en Argentina

Los seis fines de semana largos que ha tenido Argentina generaron ingresos cercanos a los 11.123 millones de pesos (US$ 1.203,5 millones), puesto que fueron 7,2 millones de turistas con pernocte los que se movilizaron. El feriado de agosto fue el segundo con menor impacto, motivado por la cercanía de las vacaciones de invierno, las elecciones y por las inundaciones que afectaron distintos puntos del país

Datos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) muestran que, entre el viernes 14 y el lunes 18, viajaron por Argentina 611.000 personas, gastando 688 millones de pesos (US$ 74,4  millones). Si bien “el flujo turístico fue menor al año pasado” por las inundaciones y el mal clima, las ventas vinculadas al turismo tuvieron un leve crecimiento del 0,5%.

Hay que tener en cuenta que el norte de la provincia de Buenos Aires, el sur de Santa Fe y el centro de Entre Ríos, destinos elegidos durante ésta época, sufrieron importantes inundaciones y anegamiento de rutas. Las ciudades más afectadas fueron Salto, Olivera, Arrecifes, San Antonio de Areco, Luján y Mercedes; Sanford, Venado Tuerto, Villa Constitución y otras localidades.

Desde CAME explicaron que si bien la actividad turística en agosto siempre es “muy calma”, por la cercanía con las vacaciones de invierno, este año se agrega como dato que el fin de semana anterior tuvieron lugar las elecciones Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO), por lo que muchos electores aprovecharon para viajar a sus ciudades de origen a votar y no se movilizaron durante el feriado del 17 de agosto.

La baja turística se notó en las reservas de alojamiento, dado que muchas de las familias que sí decidieron viajar a destinos cercanos este fin de semana, se hospedaron principalmente en casa de familiares y amigos. Según cálculos de CAME, la estadía promedio fue de 2,5 días y el gasto diario del fin de semana se ubicó en los 450 pesos por turista (US$ 48,6).

Por las inundaciones, en la provincia de Buenos Aires y Santa Fe el movimiento fue moderado, aunque algunas ciudades sí recibieron turismo; en Córdoba la afluencia fue mayor que el año pasado; en Mendoza se calcula que arribaron cerca de 23.500 turistas, con un impacto económico de 50 millones de pesos (US$ 5,4 millones) en tres días

Remarcan que “en Neuquén el arribo de turistas fue más intenso que en el resto del país y colmó las expectativas”, tanto es así que se registra un incremento del 5% en las ventas; en este caso, ocurre que el año pasado el Mundial y las cenizas volcánicas habían provocado menor movimiento. En Iguazú (Misiones) la ocupación hotelera fue alta ya que arribaron entre 15.000 y 20.000 turistas, aunque desde el Ministerio también resaltan el movimiento en ciudades como Posadas, Oberá, Apóstoles y San Ignacio.

En el caso de Buenos Aires hubo un flujo importante de turistas, dado que las tormentas imposibilitaron el acceso hacia las ciudades que están alrededor, lo cual “forzó a muchas familias a quedarse y pasar el receso dentro de la ciudad”.

De los seis fines de semana largos del 2015, el de mayor movimiento fue Semana Santa (4 días) que contó con 2,2 millones de turistas y un impacto de 3.744 millones de pesos; mientras que el del 25 de mayo se ubicó como el que menos turistas movió (600.000). En el caso del 17 de agosto, se movilizó más gente que en mayo pero el impacto económico fue menor.

 

Fuente: Hosteltur